Esperando

Sentado en el sofá, con el cuerpo inclinado, los codos en las rodillas y las manos en las sienes cual Rodín pensador. Así espera y desespera el padre sabiendo que lo que ocurra hoy va a ser trascendental. Va a cambiar su vida para bien o para mal y no puede evitar la angustia, la ansiedad, el dolor en el pecho que le machaca hasta comenzar a preocuparse por su salud. ¿Será un infarto? No, sólo es la tensión por lo que está ocurriendo en ese mismo instante, en esos minutos tensos que pasan lentos como perezosos en movimiento. Cada segundo se duplica en dos, se triplica y el padre espera.

Espera que vuelva su hijo. Sólo él puede calmarle. Saber lo qué ha ocurrido, qué estará haciendo. Sólo él tiene la llave para su sosiego.

No es la primera vez que vive algo parecido pero ésta, sin duda, es la peor. La más bloqueante de todas porque así se siente: paralizado. No puede evitarlo.

Traga saliva e intenta respirar pausado. Inhala, exhala, inhala, exhala… y aprieta las manos más fuerte contra las sienes. Y su hijo que no aparece.

Tic, tac, tic, tac, ti i i i i c, ta a a a a c, ti i i i i c, ta a a a a c, ti i i i i c, ta a a a a c… El tiempo no pasa pero, entonces, clac, clac, clac, la cerradura que suena. Su hijo ha llegado. Al fin ha llegado. Duda si será capaz de levantarse pero le mueve una fuerza demasiado imperiosa. Lo hace, se levanta y camina dando tumbos hasta la puerta.

—¡Papá! ¡Vaya cara llevas!

Pero el padre no le hace caso. Se alegra infinito de verle allí y comprobar que sonríe.

—Dime, dime lo que ha sido…—le susurra implorante.

—Victoria, papá. ¡Hemos ganado! ¡Campeones de Champion por primera vez en la historia!

El padre se apoya con una mano en la pared. La sangre ha comenzado a circular de nuevo por sus venas y arterias y se ha mareado un poco. Campeones. ¡Somos campeones!

—Papá, deberías tomártelo de otra forma. Te pones malo cada vez que juegan un partido, eres muuuy exagerado.

Pero él ya no escucha, sólo sonríe feliz.

image

Copyright © 2017 Teresa Guirado.
Todos los derechos reservados.

 

 

 

Anuncios