Nochevieja en familia

—Estoy embarazada.

Y se ha hecho un silencio sepulcral. Los tenedores parados de camino a la boca, la piel de las gambas entre los dedos, las copas en el aire… Algún que otro trago mal dado y varias toses. Miradas perplejas en toda la mesa donde se observan comensal a comensal, unos a otros, intentando decidir cómo reaccionar. El padre se decide a hablar.

—Será una broma —le dice con voz que asemeja una suplica.

—No, papá. Estoy embarazada.

—Pero, hija mía —le replica su madre—, eres muy joven…

—Mamá, tengo treintaiocho  años. No soy tan joven.

—Bueno, yo te encargué a los cincuentaidos…

—¿Y el trabajo? ­–Le pregunta en tono indignado su hermana menor—. ¿Qué pasa con tu ascenso? ¡Estabas llamada al éxito!

—No seas exagerada, sólo serán unos años más difíciles y, además, buscaré ayuda.

—Pero, ¿por qué no has alquilado el vientre de alguien? –exclama su hermana mayor—. No tienes que pasar por eso, no es necesario. ¿Por qué quieres sufrir un embarazo?

En la cara de todos está la misma duda.

—Porque deseo notar cómo crece, cómo se mueve dentro de mí. Me parece muy bonito.

—Chica, ¡qué anticuada! –la acusa su hermana menor.

—Y, si puedo, voy a darle el pecho… ­—Casi se ríe de sus expresiones de disgusto.

—Se te caerán las tetas —le dice su prima—. Yo conozco a una chica que…

El resto de la familia se lanza a hablar a la vez.

—Te saldrán estrías y…

—Y manchas en la cara…

—Y canas porque estarás siempre cansada…

—¡Silencio todo el mundo! –clama la madre—. Creo que deberías haber esperado unos años antes de tomar ese camino, que estás comenzando tu carrera profesional y no es la mejor de las ideas, y sería más fácil si tuvieses pareja. Un chico o una chica que te quisiera y te ayudara en el día a día, pero veo que has tomado una decisión y te apoyaremos en todo lo que sea posible. Ahora relajémonos que están a punto de dar las campanadas.

La familia respiró al unísono y se unió en la cuenta atrás:

—Doce, once, diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno y….

¡Feliz 2067!

image

Copyright © 2016 Teresa Guirado.
Todos los derechos reservados.

Anuncios