La cita

—Joder, joder….Ostiaaaa…ahh…haaa……
—Te ha gustado, ¿eh?
—Mmmm….
—Pues son 15 euros
—¿Cómo? ¡Pero si ni siquiera hemos follado!
—Porque estoy con la regla y tú no has querido
—¿Por una paja me vas a cobrar 15 euros?… Soy tu cliente más fiel.
—¿Y esperas que trabaje gratis para ti sólo por eso?
—¡Oh, vamos! Vengo a verte todos los martes y todos los sábados desde hace dos años… ¡No falto nunca!
—¿Y?
—Pues eso. Para mí eres importante y me duele que me quieras cobrar…. Me daba igual la paja, te has empeñado tú. Yo sólo quería charlar un rato contigo…
—Todos quieren charlar, cariño. No eres especial.
—¿Y a todos les dices que tienen los ojos muy bonitos? ¿Les acaricias el pelo?
—Pues mira, eso no. Tú vienes siempre limpio y eso se agradece, que hay cada uno que… Uf, ¡qué te voy a contar!
—¿Ves? Sí soy especial… y tú, para mí, también eres especial.
—¿Sí? Pues entonces no vengas a buscarme al solar. Invítame a cenar, no te jode.
—Hmm… Vale.
—¿Cómo?
—Que vale. Éste sábado te recojo y salimos a cenar.
—Eso te va a salir muy caro, cariño.
—No me estás entendiendo. Es una cita. Quiero que tengamos una cita.
—¿Una cita? Y chingar gratis conmigo, ¿no? Claro, eso es lo que quieres…
—No, no… Lo que yo quiero es…. besarte.
—¿Besarme?… Oh, ya me lo conozco. Luego te volverás posesivo, me pondrás pegas cuando salga a trabajar…
—Eso no lo sabes. Dame una oportunidad. No habrá sexo, te lo prometo. No quiero sexo, lo que quiero es algo más…
—Hmm… El sábado no puede ser. Es cuando más lío tengo.
—Viernes entonces, me da igual. El jueves si quieres.
—¿Jueves? No sé, tendría que arreglármelo… ¿Tengo un nene, lo sabías?
—Claro, de 4 años. Marcelo, como tu abuelo. Se le movía un diente por el golpe que se dio el otro día en el lavabo. ¿Se le ha caído ya?
—¿Te acuerdas de todo lo que te cuento?
—Sí. Dos años, María. Dos años pasando juntos dos horas a la semana y no fallo nunca…
—Ya…Hmm… Vale, el jueves.

Puta para La Cita

Copyright © 2016 Teresa Guirado.
Todos los derechos reservados.

Anuncios

2 comentarios en “La cita

  1. Por desgracia sigue siendo una realidad esa clase de trabajo que parece ser solo lo ejercitan las mujeres.eso no es verdad.pero también existen hombres que ven a la mujer como mujer y eso me ha gustado como tu relato.nunca nunca hay que agachar la cabeza sea el oficio que ssea.creo que con este relato abre los ojos a muchas mujeres que se vean en una situación similar.eres grande Teresa.muak

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias. Sí, el amor puede aparecer de la forma más insospechada y, sí, ganarse el pan es siempre honorable si no haces daño a nadie. Más respetable que algunas maldades que vemos cada día en los telediarios…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s